Cómo cuidar tu coche

Tener un coche es un rollo, perdón de antemano por la expresión tan coloquial y un tanto burda. Pero es en serio, es muy complicado. Tienes que checar la verificación, que ese día sí circule, ver en dónde se venden refacciones eléctricas automotrices o las opciones más económicas de tiendas de refacciones para autos por si algo falla. Porque créeme, algo siempre va a fallar con él.

La llanta que se ponchó, el anticongelante extra que debes poner, el ajuste de rines, los niveles de gasolina. Siempre, pero siempre habrá algo, y tienes que saber en dónde repararlo, porque hay un sinfín de personas que querrán timarte, cambiarte más de lo que en realidad necesita tu vehículo, o simplemente ponerte piezas de baja calidad que terminarán fallando a los pocos meses o hasta semanas.

Y a veces es fácil saber en dónde comprar algunas autopartes, por ejemplo, si quieres una llanta, solo tienes que ir a Michelin. Sin embargo, ¿y las otras partes de tu coche?, ¿a dónde puedes llevarlas?, ¿qué tal si tu auto no es de agencia?, ¿al taller de la esquina?

Las interrogantes como éstas siempre saldrán, porque no tener un auto en esta Ciudad, ya no es posible. Ya no es un lujo, se ha vuelto una necesidad por las largas distancias que hay, y más cuando tienes una familia, hijos a los que llevar a la escuela, mandados que hacer, ir al súper mercado, etc. Y no puedes estar pidiendo taxi o Uber para todo, porque a la larga te terminará saliendo mucho más caro. O estar usando el transporte público, porque o te tardas el doble, o simplemente no llega a muchas partes de la Ciudad.

Así que sí, un auto es una necesidad, pero también se vuelve una responsabilidad. No puedes traer un coche que esté contaminando sólo porque tiene una falla, o que los faros no funcionen, ya que pones en peligro tu vida y la de otras personas. No puedes usarlo estando bajo sustancias tóxicas, puesto que no solo es una irresponsabilidad, es lo más peligroso y estúpido que puedes llegar a hacer.

Por lo tanto, si estás pensando en comprar uno, tienes que ser consciente de todas estas variantes. Asimismo, si quieres repararlo te aconsejo que cheques bien los lugares en dónde lo harás, para que no termines con una billetera vacía y un auto que sigue sin funcionar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *